Cuáles son los diferentes tipos de tratamiento de agua

El agua por su propia naturaleza es siempre pura, ya que el vínculo entre el hidrógeno y los átomos de oxígeno es extremadamente fuerte. El problema es que casi todos los puntos de abastecimiento de agua del mundo comparten el espacio con material orgánico, productos químicos, minerales y contaminantes artificiales.

Cuáles son los diferentes tipos de tratamiento de agua

El resultado suele ser una solución no potable, que puede contener bacterias mortales, virus y otros agentes patógenos. Afortunadamente, la humanidad ha desarrollado una serie de métodos de tratamiento de agua que hacen que nuestro suministro de agua sea mucho más seguro para el consumo. No todos los métodos de tratamiento de agua son a gran escala, pero todos ellos consiguen agua potable.

Tal vez la forma más básica de tratamiento de agua se llama sedimentación. El agua no tratada obtenida de una fuente natural puede dejarse sin perturbaciones en un recipiente, permitiendo que los sólidos se asienten fuera de la solución y caigan al fondo. Después de que haya transcurrido el tiempo suficiente, el agua situada en el nivel más alto puede extraerse para el consumo.

Sin embargo, este tratamiento de agua tiene varios inconvenientes. El proceso de sedimentación puede durar varios días o semanas para ser efectivos y no existe una protección contra las bacterias u otros materiales orgánicos. Si la fuente de agua está relativamente limpia, tal como una corriente de montaña alejada de la ciudad, el método de sedimentación de tratamiento de agua puede ser adecuado.

Una forma más completa y más rápida de tratamiento de agua es el método de ebullición. El agua primero se debe filtrar a través de un paño para eliminar los contaminantes más grandes, a continuación, se coloca en un recipiente de metal limpio. Prácticamente cada bacteria u otra forma de vida peligrosa no sobrevivirán al proceso de ebullición, aunque los expertos sugieren demantener el agua hirviendo durante unos minutos para asegurarnos el éxito.

Una vez que el agua se ha enfriado, debe ser segura para beber. Un inconveniente del método de tratamiento del agua hirviendo es la posibilidad de que los sólidos inorgánicos puedan subsistir. Hervir grandes cantidades de agua también puede ser un proceso muy lento.

Una forma de tratamiento de agua que funciona a gran escala es la desinfección química. A esta forma de tratamiento de agua se le puede presentar el problema del sabor del agua debido a la adición de yodo o tabletas a base de cloro. Los agentes químicos destruyen muchas de las bacterias y otros contaminantes orgánicos que se encuentran en los suministros naturales de agua. Las pastillas para el tratamiento de agua que utilizan principalmente los excursionistas y los campistas suelen contener una forma de yodo, aunque algunas personas con alergias al yodo pueden utilizar tabletas a base de cloro. El tratamiento químico del agua es también el método preferido para los encargados de las piscinas, ya que el cloro mata a un gran número de contaminantes que provienen de la materia fecal.

Para los propietarios preocupados por sus fuentes de agua públicas existe otra forma de tratamiento de agua que cada día es más popular. La filtración del agua a través de carbón activado o con filtros de papel es un método de tratamiento de agua de bajo coste utilizado en muchas casas particulares. Se colocan en los flujos de agua a través de un pequeño filtro en el extremo de un grifo o a través de un sistema más elaborado en el sótano o en la cocina.

¿Cuáles son los diferentes tipos de tratamiento de agua?

El principio de este método de filtración es evitar que pasen los metales pesados​​, los contaminantes orgánicos y muchas bacterias al ser simplemente demasiado grandes para pasar a través de la malla de un filtro. Las moléculas de agua que pasan son mucho más puras, proporcionando un mejor producto de degustación. Los filtros deben ser cambiados regularmente para ser eficaces, ya que las bacterias pueden crecer en los filtros obstruidos con material orgánico.

Para aquellos que quieren un método de tratamiento de agua aún más exigente, tienen la ósmosis inversa. Muchas empresas dedicadas al tratamiento de agua y los productores de agua embotellada utilizan ósmosis inversa junto con otros métodos tales como la filtración o la ozonización. La ósmosis inversa requiere el uso de un material semipermeable con aberturas extremadamente pequeñas. El agua sin tratar es forzada a pasar a través de esta membrana, que impide el paso incluso las formas más pequeñas de bacterias y contaminantes químicos. Las propias moléculas de agua en realidad cambian con el fin de pasar a través de la membrana. El suministro de agua resultante tiene unas moléculas con un menor número de lados y son más fácilmente absorbibles por el cuerpo.

Entre otras formas de tratamiento de agua podemos incluir la ozonización, la ionización y la exposición a la luz ultravioleta con los filtros UV. El tratamiento con luz ultravioleta destruye el ADN de las bacterias dañinas presentes en el agua. Su coste de instalación y de operación de un tipo de sistema de tratamiento de agua de UV en una casa particular puede ser prohibitivo.